La mujer que no quise ser

Imagen

Que “¿Por qué no me quedé contigo?”

Porque no me gustaba la persona en la que me convertía estando a tu lado

y menos aún me gustaba la idea de imaginar  en que me convertiría si decidía permanecer ahí…

Esa imagen creada en mi mente que se ha transformado en la exacta reproducción de lo que hoy es “tu mujer”

Ese ser que quizá al inicio tenía los mismos sueños, planes y expectativas que yo cuando empezaba a caminar de tu mano, llena de amor y de ilusiones, también como yo,  es quien hoy se queda en tu casa, mientras me llamas, mientras insistes y a ella la suprimes.

Ella, lastimosa, pero afortunadamente es la confirmación de que aquella decisión  fue la mejor que tomé.

No me quedé a tu lado por no ser esa mujer de gritos silenciosos y sonrisas fingidas, de sueños muertos pero con el gran diploma en la puerta de su casa con letras doradas por el gran sacrificio para merecer el título de “Tu mujer”.

Óleo de Ana Muñoz: Mujer sumisa.

Anuncios