Errores

error

Es normal y natural errar, nadie está exento de ello. De hecho no hay persona viva que haya dejado de hacerlo ya.

Lo que no es normal o sano, aunque si común, es que vivamos en el error, que nos obsesionemos con ello, que elijamos diluirnos en él, fundirnos con él para ser una sola cosa, que lo usemos como tarjeta de presentación, que nos atemos con cadenas a la culpa y al auto-castigo. 

Los errores son parte de nuestra naturaleza, de nuestro crecimiento, evolución y trascendencia. Es donde se fundamenta en gran parte nuestro aprendizaje. “La experiencia” comprende caer y levantarse una y otra vez. No hay persona que no haya sufrido un sólo raspón… 

Exigirte ser perfecto es el inicio del fracaso. Cada quien hace lo mejor posible con el nivel evolutivo que tiene en ese preciso momento… en el camino irás haciéndote de armas para enfrentar las batallas que siguen.

Generalmente quien critica y juzga los errores de los otros es el peor juez de sí mismo,  siendo injusto consigo mismo, no esperes que sea justo, comprensivo y considerado con los demás, bendícele y sigue tu camino. No te vuelvas tu peor verdugo.

¡Equivocarse no sólo está permitido, sino que es necesario!

Kenny Pineda.

Ser Feliz

Smile

Lo que el otro te dice que es Felicidad, es simplemente “su felicidad…”

No existe un concepto de Felicidad que defina exactamente lo que es, porque La felicidad tiene un significado diferente para cada uno y tenemos la oportunidad de actuar conforme a ello…

Sé feliz, pero sobre todo, sé honesto contigo mismo y pregúntate si lo que piensas, lo que sientes y lo que haces te hace Ser Feliz.

Kenny Pineda.

Se te va el avión

Se te va el avión

Que se te vaya el avión, pero no pierdas de vista el destino…

Si una estrategia no te va o no te lleva, toma otra antes de cambiar el objetivo. Si tienes un sueño busca en las diversas formas una que te lleve a convertirlo en una realidad, pero no te des por vencido.
Recuerda que para un sitio pueden existir múltiples caminos, no te aferres a uno sólo, no te obsesiones con un solo método, no te cases con una sola creencia.

Cada uno elige su manera… Lo que le funciona a uno no tiene necesariamente que funcionarles a todos.
Si no hay camino, hazlo. Insiste, persiste!

Que no se quede en sueño, porque los sueños abandonados saben a frustración, a arrepentimiento. Moldea tus deseos, porque son tuyos. Si lo haces bajo las instrucciones precisas de alguien más, será el sueño o deseo de ese alguien, pero no el tuyo.

Defiende tus ideales con quehaceres propios. Traza tu mapa, elige el vehículo y ve hacia esa dirección, si no es lo que querías entonces puedes cambiar el rumbo, pero no desistas bajo una suposición vana.

Difícilmente sabrás lo que ese lugar tiene para ti sin antes estar ahí.

¡Buen camino, disfrútalo!

Kenny Pineda.

Caer y salir del hoyo

salir del hoyo

Caer no implica ningún esfuerzo… Te resbalaste, estabas distraído, tropezaste, no conocías el terreno, te aventaste. Cualquiera que haya sido el caso, seguro no tuviste que esforzarte para bajar hasta ahí.

Subir y salir entonces, seguro que sí implicará esfuerzo, energía, ingenio, creatividad, destreza, fortaleza. Pero sobretodo, requerirá disposición, voluntad, convicción.

Seguro que todos esos instrumentos los has ya sacado antes de tu caja personal de herramientas , seguro que alguna vez has tenido que utilizarlos y los conoces…

Entonces…
¿A qué le temes ahora?
¿A seguir cavando y complicar la salida?
¿Eso tiene solución?

Evita seguir cavando, canaliza la energía que usas en quejarte y lamentarte por una situación, pudiendo emplearla en desempolvar tus herramientas personales y ponerte en acción. Las lágrimas en exceso pueden formar el pantano en el que te ahogues, esa puede ser tu tumba o tu más grande travesía que contar, tu testimonio de lucha, tu orgullo, la experiencia que afile tus herramientas, la victoria en tu alma.

Crea una estrategia, crear es poner en acción. Ponerte en acción es estar en movimiento, y cuando estás en movimiento no tienes porque temer que todo siga igual…
Haz cosas distintas para tener resultados distintos a los que has obtenido hasta ahora.

Salir del hoyo en que caíste no solo es posible, sino es lo mejor que puedes hacer después de haber caído. Si lo analizas, salir no es una opción, salir es la única solución… ¿Qué puedes perder?

Los logros se nutren de fe, confianza, valentía, coraje, esfuerzo, motivación, constancia, persistencia… Quizá hayas perdido mucho en el camino que te llevó hasta ese agujero, pero te aseguro que esas son herramientas que nunca se pierden, sólo es que uno se olvida que las tiene dentro de sí mismo. Así es pues, que no lo has perdido todo, aún tienes mucho!

Kenny Pineda.

La barra de jabón

Cada día es una barra de jabón en tus manos, el catálogo de posibilidades es amplio…

“Tu vida es como esa barra de jabón, y en tus manos existen posibilidades infinitas…”

El tiempo pasa

el tiempo

Nada pasa, excepto el tiempo, si te quedas inmóvil, pasmado e inactivo.
Las manecillas siguen, los problemas o desafíos se amontonan, las oportunidades no son acumulables.
Hasta la fe debe estar activa, y tú, actuar en congruencia con ella.

¡Evita quedarte soñando el milagro… Haz algo para que el milagro te busque y te encuentre en acción!

Kenny Pineda.

APORTACIONES Y PETICIONES

DAR Y RECIBIR

Es muy común que pidamos, pedimos a los demás que nos demuestren su amor como nos gustaría, y así mismo el apoyo. Pedimos a Dios por alguna situación, pedimos a nuestros padres cubran nuestras necesidades y gustos, pedimos paz al mundo, unos buenos gobernantes, mejores empleos y sueldos, pedimos libertad, pedimos una excelente pareja, hijos de excelencia, pedimos y pedimos y no hay nada malo en ello, sin embargo creo que para saber pedir, también debemos aprender a dar y a recibir. Para ambas cosas quizá no estamos preparados o preparándonos. Porque no nos damos a nosotros mismos, porque no nos brindamos a los demás, a una situación o a una actividad sin reservas…
Y ahí la reflexión de hoy:

¿Yo qué aporto para que así sea, qué aporto para contribuir y estar en congruencia con lo que pido?

¿Demuestro o trato de demostrar amor y apoyo a mi gente tal como a esa gente le gusta o necesita recibirlo, pienso en ellos, los considero realmente?

¿Doy porque quiero dar, aportar, porque me nace del corazón o espero obtener una ganancia equitativa e inmediata por ello?

Pido mucho a Dios, pero… ¿Qué le estoy ofreciendo yo a Él? ¿Contribuyo con algo para que esa petición a Dios sea concedida o sólo espero que Él haga todo el trabajo?

Mis padres tienen la responsabilidad de proveerme de lo necesario, de cubrir lo elemental como casa, alimento, escuela, calzado y vestimenta, por lo menos (es mi derecho) ¿Y yo estoy siendo agradecido con ello? ¿Estoy valorando su esfuerzo, agradezco con palabras, actitudes y acciones? ¿Coopero en casa para que todo esté en orden y listo?

Pido un Mundo menos contaminado en todos los aspectos, pero ¿Yo estoy contribuyendo con eso? ¿Evito la contaminación en mi alma, en mi cuerpo, en mi familia, en mi ambiente, en mi Vida?

Pedimos buenos gobernantes, pero ¿Realmente estamos ofreciendo a nuestra sociedad ser buenos ciudadanos?

Pedimos un mejor empleo o un mayor sueldo y ¿Estamos ofreciendo también ser los mejores y más entregados empleados, trabajadores? ¿Estamos dispuestos a ponernos la camiseta del lugar donde nos desempeñamos laboralmente y entregamos lo mejor de nosotros mismos?

Pedimos libertad ¿Y la damos? ¿Dejamos que otros actúen como decidan actuar sin juicios ni intervenciones?

Pedimos la mejor pareja ¿Y somos nosotros parejos? Pido que esa persona sea la mejor versión de sí mismo ¿Y yo estoy siendo la mejor versión de mí mismo para compartir de ello?

Pedimos hijos de excelencia, hijos perfectos que no se equivoquen ¿Eso es posible? ¿Nosotros como padres y con mayor experiencia en esta vida, por los años que les llevamos de ventaja, dejamos de cometer errores o tropezarnos? ¿Damos las herramientas físicas, pero sobre todo las herramientas afectivas para que sean lo mejor que pueden ser?

¿Qué aportaciones hacemos al mundo entero para que el Mundo responda y me de lo que pido?

La Vida es como una cuenta en la que no podemos hacer retiros sin que antes hayamos hecho depósitos, hay que contar con fondos para pedir, todo es un vaivén y sabremos recibir cuando estemos dispuestos a dar.

Si quieres lo mejor, da lo mejor.

Kenny Pineda.