El fracaso

el fracaso

 

“Fracaso” es una palabra que a nadie nos gusta, porque la pensamos y/o pronunciamos generalmente con un gran peso emocional, sin embargo su significado no es tan grave.

Fracaso: Resultado adverso en una cosa que se esperaba sucediese bien. Suceso adverso e inesperado.

Sólo hay fracaso si existen expectativas, y es común tener expectativas cuando trazamos una meta, cuando vamos por un objetivo, cuando nos proponemos algo y hacemos lo mejor que podemos con lo que tenemos en el momento para lograrlo.

“El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez, con más inteligencia”. Con mayor inteligencia incluso emocional. Practicando la auto-honestidad, sincerándonos con nosotros mismos, aceptando nuestros errores, nuestras limitaciones y comprometiéndonos con nosotros mismos a modificar lo que se considere con conciencia, puede ser modificado en beneficio de uno mismo, y del objetivo.

El fracaso nos habla de una falla en la fórmula, en el procedimiento, en las acciones. Habla de eso, de las decisiones que tomamos en algún momento, no de uno mismo en su totalidad.

Las decisiones, las acciones se pueden cambiar, y por ende el resultado será diferente.

El fracaso brinda experiencia, brinda aprendizaje, sólo entonces vale la pena.

¡Luz y bendiciones para nuestras nuevas decisiones!
Kenny Pineda

Anuncios

Decepción = Pérdida y Ganancia

decepción 2

En todo, por más feo y grave que parezca existe algo positivo.

La decepción implica pérdida. Pérdida de confianza, de cercanía, de ilusiones o expectativas y quizá de algunas cosas más. Pero la decepción también implica ganancia y aquí que hasta ésta tiene su lado positivo.

Tras una decepción lo que podemos ganar es: conciencia, la oportunidad de poner límites, valor para renunciar a algo o a alguien que realmente no deberíamos tomar en cuenta, un cambio benéfico, etc.

Lo importante es aceptarnos decepcionados, abrazar todo sentimiento que conlleve la decepción como el enojo o la tristeza y después de ello, observar el para qué, los beneficios, lo positivo… LA GANANCIA DE LA DECEPCIÓN y entonces si, levantarse y seguir.

Existen dos factores importantes para una decepción: “La persona o cosa que te causa decepción” y el más importante “uno mismo”(con sus expectativas e ilusiones).

Difícilmente podrás cambiar a quien o lo que te decepciona para que cubra tus expectativas y aunque eso fuese posible, no sería la solución. Lo que si puedes hacer es cambiar tú, tu manera de actuar o dirigirte, tus expectativas o la distancia que pones.

Los cambios más efectivos son los que realizas en ti y por ti mismo.

Muchas veces el hecho de que “alguien o algo te decepcione” no señala forzosamente un error en ti o el la otra persona o cosa, sólo señala un error en tu manera de actuar y en las expectativas o idealización tan alta sobre las personas o cosas. Y eso se puede modificar.

Kenny Pineda.

Observación en vez de Crítica.

criticar

Las personas y las situaciones no están ahí para que las critiques, en todo caso, están para que observes y pienses si eso es lo que quieres o no, y entonces, hagas lo propio.

Kenny Pineda