Alguien que no me condicione su amor por equivocarme

manos en mi corazón

 

Hace no mucho, en una conversación con alguien a quien quiero mucho, escuché una frase que llamó mi atención y me llevó a reflexionar.

La frase es: “Quiero estar con alguien con quien sepa que puedo equivocarme, que puedo cometer errores y que esto, no condicione su amor o su aceptación.”

Y pensé: Yo también quiero estar con alguien con quien sienta naturalmente la libertad  de errar porque soy un Ser humano y sentirme con la tranquilidad de que de eso no dependerá el amor, la aceptación y la aprobación, es decir, que no por “regarla”, deje de amarme, de aceptarme o me repruebe totalmente por ello, y esa persona quiero ser yo”. Lo demás, vendrá por añadidura.

Pero una vez más, buscamos afuera eso que no alcanzamos a ver como una necesidad de la que uno mismo es responsable de cubrir. Nos llenamos de frustración por no encontrar ´fuera´ aquello que nuestro Ser, solicita de nosotros mismos. Es sólo una forma que tiene nuestra propia sabiduría de susurrarnos: “Eso que pides de otro, es lo que necesitas darte”. Si te lo dieras a ti mismo, no sentirías la necesidad o NECEDAD de exigirlo de alguien más. No sentirías esa desesperación por hallarlo, y ese sentimiento de impotencia por no recibirlo de otro.

¿Qué sucede cuando nos equivocamos?

¿Quién es el primer crítico, el mayor juez, el qué castiga y reprocha por ese error?

¿Cómo es nuestra actitud ante un error propio?

¿Cómo podemos esperar que alguien nos mire con amor, compasión, comprensión, empatía si nosotros mismos no lo hacemos?

¿Debo dejar de equivocarme para amarme, para aceptarme, para aprobarme?

¿Es posible dejar de cometer errores o es más probable y mejor opción empezar a aceptar que voy a seguir -regándola- y que a pesar de ello me amo, me comprendo, me acepto?

No se trata de deliberadamente regarla o minimizar mis errores, no se trata tampoco de no pagar los costos o evadir las consecuencias de mis errores, se trata de verme como un Ser que vive una experiencia humana y que eso implica equivocarme, aprender, ensayar y a veces acertar o caer. Pero igual me amo e igual me acepto, porque yo, no soy mi error ni mi conjunto de errores, soy mucho más que eso.

Qué satisfactorio es vivir con alguien que no condiciona su amor, que no me dice; “Si te portas bien te amo, si te portas mal, ya no te querré.” ¡Esa persona soy yo!

Mi primera relación es la que tengo conmigo, esa es la que debo cuidar, ante todo, esa es la que debo procurar por sobre todas las cosas.

Alguien más no me hará quererme o aceptarme más. Quererme y aceptarme más sí me hará aprender a querer y aceptar a los demás. Quizá entonces, estamos tratando de hacer las cosas al revés. SER, HACER, TENER; la regla inamovible que aplica para todo, pero muchas veces no somos conscientes de ello.

Kenny Pineda.

 

Errores

error

Es normal y natural errar, nadie está exento de ello. De hecho no hay persona viva que haya dejado de hacerlo ya.

Lo que no es normal o sano, aunque si común, es que vivamos en el error, que nos obsesionemos con ello, que elijamos diluirnos en él, fundirnos con él para ser una sola cosa, que lo usemos como tarjeta de presentación, que nos atemos con cadenas a la culpa y al auto-castigo. 

Los errores son parte de nuestra naturaleza, de nuestro crecimiento, evolución y trascendencia. Es donde se fundamenta en gran parte nuestro aprendizaje. “La experiencia” comprende caer y levantarse una y otra vez. No hay persona que no haya sufrido un sólo raspón… 

Exigirte ser perfecto es el inicio del fracaso. Cada quien hace lo mejor posible con el nivel evolutivo que tiene en ese preciso momento… en el camino irás haciéndote de armas para enfrentar las batallas que siguen.

Generalmente quien critica y juzga los errores de los otros es el peor juez de sí mismo,  siendo injusto consigo mismo, no esperes que sea justo, comprensivo y considerado con los demás, bendícele y sigue tu camino. No te vuelvas tu peor verdugo.

¡Equivocarse no sólo está permitido, sino que es necesario!

Kenny Pineda.

Abriendo los ojos y no la boca

abriendo ojos y no abriendo boca

Imagen