Alguien que no me condicione su amor por equivocarme

manos en mi corazón

 

Hace no mucho, en una conversación con alguien a quien quiero mucho, escuché una frase que llamó mi atención y me llevó a reflexionar.

La frase es: “Quiero estar con alguien con quien sepa que puedo equivocarme, que puedo cometer errores y que esto, no condicione su amor o su aceptación.”

Y pensé: Yo también quiero estar con alguien con quien sienta naturalmente la libertad  de errar porque soy un Ser humano y sentirme con la tranquilidad de que de eso no dependerá el amor, la aceptación y la aprobación, es decir, que no por “regarla”, deje de amarme, de aceptarme o me repruebe totalmente por ello, y esa persona quiero ser yo”. Lo demás, vendrá por añadidura.

Pero una vez más, buscamos afuera eso que no alcanzamos a ver como una necesidad de la que uno mismo es responsable de cubrir. Nos llenamos de frustración por no encontrar ´fuera´ aquello que nuestro Ser, solicita de nosotros mismos. Es sólo una forma que tiene nuestra propia sabiduría de susurrarnos: “Eso que pides de otro, es lo que necesitas darte”. Si te lo dieras a ti mismo, no sentirías la necesidad o NECEDAD de exigirlo de alguien más. No sentirías esa desesperación por hallarlo, y ese sentimiento de impotencia por no recibirlo de otro.

¿Qué sucede cuando nos equivocamos?

¿Quién es el primer crítico, el mayor juez, el qué castiga y reprocha por ese error?

¿Cómo es nuestra actitud ante un error propio?

¿Cómo podemos esperar que alguien nos mire con amor, compasión, comprensión, empatía si nosotros mismos no lo hacemos?

¿Debo dejar de equivocarme para amarme, para aceptarme, para aprobarme?

¿Es posible dejar de cometer errores o es más probable y mejor opción empezar a aceptar que voy a seguir -regándola- y que a pesar de ello me amo, me comprendo, me acepto?

No se trata de deliberadamente regarla o minimizar mis errores, no se trata tampoco de no pagar los costos o evadir las consecuencias de mis errores, se trata de verme como un Ser que vive una experiencia humana y que eso implica equivocarme, aprender, ensayar y a veces acertar o caer. Pero igual me amo e igual me acepto, porque yo, no soy mi error ni mi conjunto de errores, soy mucho más que eso.

Qué satisfactorio es vivir con alguien que no condiciona su amor, que no me dice; “Si te portas bien te amo, si te portas mal, ya no te querré.” ¡Esa persona soy yo!

Mi primera relación es la que tengo conmigo, esa es la que debo cuidar, ante todo, esa es la que debo procurar por sobre todas las cosas.

Alguien más no me hará quererme o aceptarme más. Quererme y aceptarme más sí me hará aprender a querer y aceptar a los demás. Quizá entonces, estamos tratando de hacer las cosas al revés. SER, HACER, TENER; la regla inamovible que aplica para todo, pero muchas veces no somos conscientes de ello.

Kenny Pineda.

 

Agradecido… sobre todo con uno mismo

auto-abrazo

A menudo agradecemos a los otros su presencia, su compañía, su cariño, su apoyo, su honestidad… sin embargo, se nos olvida agradecernos a nosotros mismos la fortaleza con la que enfrentamos y superamos circunstancias complejas.

¿Cuándo fue la última vez que te miraste al espejo y te sonreíste como le sonríes al mejor amigo o a la gente que te rodea, pensando o mencionando: “GRACIAS”?

¿Cuándo fue el más reciente auto-agradecimiento a ojos cerrados, pensando en todo lo que eres y todo lo que has hecho por ti mismo?

¿Con que frecuencia te abrazas y te dices gracias por ese apoyo, cariño, respeto, honestidad y compañía para contigo mismo?

Porque si eres una persona gentil y agradecida con los demás, pero no contigo… ¡aguas! Algo va mal… quizá eso no sea ni gratitud ni gentileza auténtica, sino sólo una pantalla y/o un método vano para buscar convencerte de lo que eres y lo que vales a través de alguien más.

¡Nunca es tarde para comenzar por agradecerte a ti mismo(a), hoy no es tarde para comenzar por ti!

Kenny Pineda

Cómo no estar Solo

Solo

Cómo he de pretender que alguien me aguante si yo mismo no me aguanto.

Cómo he de pretender que alguien me abrace y me ame, si yo mismo no lo hago.

Cómo he de pretender que alguien me jure amor eterno, si yo no he comenzado a amarme y aceptarme.

Cómo he de pretender que las personas se comprometan conmigo, si yo me soy indiferente.

Cómo he de pretender que se me escuche y se me tome en cuenta, si yo mismo me invalido.

Y hoy por fin lo he entendido… Cómo no estar solo, si no me acompaño ni a mí mismo.


Kenny Pineda.

El Respeto empieza por uno mismo…

mujer frente al espejo

Al sacrificar nuestros derechos, estamos entrenando a otras personas para que nos traten de forma incorrecta.

Amor a uno mismo…

amor-a-uno-mismo

Imagen