Reconstrucción

reconstrucción

¡Calma!

Cada peligro representa una oportunidad,  cada final es un inicio, cada crisis le abre paso a cambios benéficos, cada destrucción trae consigo la posibilidad de una reconstrucción.

¡Evolución..!

Kenny Pineda

“Rutina” Una Chica Sosa…

rutina

Rutina es una chica sosa, a veces se queda en casa y otras veces sale de ella, pero casi siempre la compaña su familia.

Su madre es la Señora Monotonía y su padre el Señor Aburrimiento. Tiene 2 hermanos, el mayor se llama Miedo y la pequeña se llama Resignación.

Rutina tiene dos amigos muy cercanos, Inconsciencia y Consciente, pero suele llevarse mejor con Inconsciencia, porque a veces Consciente dice lo que Rutina no quiere escuchar…

Rutina tiene un gran enemigo llamado Entusiasmo, él es un muchacho alegre, lleno de vida que busca cosas nuevas o nuevas formas de hacer las cosas y yo creo que Rutina le tiene envidia.

Rutina tiene un carácter fuerte, no es nada flexible ni abierta para con los demás, no le gusta la espontaneidad y se enoja cuando las cosas no le salen como las quiere. Es exigente y le encanta comer energía negativa, goza del cansancio y del hastío.

Hace su casa cualquier trabajo u hogar. Se mete sigilosamente, casi sin que los habitantes la vean y se queda a vivir hasta que se dan cuenta y con una fuerte convicción la echan.

Pero casi siempre amenaza con volver…

Le gusta esconderse entre el reloj, le llama la atención su melodioso tik tak, pero parece omnipresente, porque corre a esconderse entre sábanas, tareas y responsabilidades, entre los días de la semana, a veces hasta en los fines de semana y festeja cuando suena el despertador…

Se apodera de quienes no saben lo que quieren, de quienes no quieren saberlo y de quienes se olvidan de ello.

Rutina puede estar dentro de ti, de tu casa o tu trabajo… Sería bueno que la buscaras para poder echarla antes de que haga tremendo desastre de tu vida.

Kenny Pindea.

El mundo del revés

el mundo del revés 2

Evita habitar el mundo del revés, ahí donde las personas esperan a “ser felices” para pensar positivamente, para darle la bienvenida a los cambios, para hacer algo por su crecimiento y evolución… Ahí donde esperan que el terreno esté alfombrado para comenzar a recorrer el camino.

Evita quedarte ahí, porque no hay expectativas de larga vida y menos una vida útil y de calidad.

He escuchado rumores de que ahí nunca se ve el cielo, tampoco el sol o las estrellas brillar, que las semillas nunca dan frutos y que la gente se muere de hambre emocional.

Kenny Pineda.

Exigir Cambios

exigir cambios

Los Seres humanos tenemos una tendencia a exigir cambios fuera de nuestros alcances, es decir; cambios al sistema, a las personas (hijos, padres, pareja, hermanos, amigos, empleados, compañeros, jefes), a las autoridades, a las organizaciones e instituciones, etc.

Eso porque es más fácil dejarle la responsabilidad al otro que asumir la propia.

Generalmente cuando exigimos cambios externos, justificamos la petición con un “Es por tu bien” o “Es por el bien común”. Sin embargo, la realidad es que “Es por mi bien”. Deseamos que las cosas se ajusten a lo que nosotros queremos o esperamos de los demás y no tenemos la iniciativa para producir un cambio desde nosotros mismos.

La gente piensa que si no se exigen cambios es señal de conformismo o indiferencia, pero no somos conformistas o indiferentes si el cambio viene desde nosotros mismos, desde lo más interno.

Lo importante es dejar de esperar que las cosas vengan de fuera para sentirnos cómodos y satisfechos. La verdadera comodidad y satisfacción proviene de nuestro interior.

Dejar de “exigir un cambio” no sólo quita carga negativa para que éste se produzca, sino que también hace enfocar nuestra energía en lo único que podemos cambiar: a nosotros mismos. Cada quien debe asumir su propia responsabilidad.

Evitemos esperar que el mundo esté alfombrado para poder andar.

Kenny Pineda.

Decepción = Pérdida y Ganancia

decepción 2

En todo, por más feo y grave que parezca existe algo positivo.

La decepción implica pérdida. Pérdida de confianza, de cercanía, de ilusiones o expectativas y quizá de algunas cosas más. Pero la decepción también implica ganancia y aquí que hasta ésta tiene su lado positivo.

Tras una decepción lo que podemos ganar es: conciencia, la oportunidad de poner límites, valor para renunciar a algo o a alguien que realmente no deberíamos tomar en cuenta, un cambio benéfico, etc.

Lo importante es aceptarnos decepcionados, abrazar todo sentimiento que conlleve la decepción como el enojo o la tristeza y después de ello, observar el para qué, los beneficios, lo positivo… LA GANANCIA DE LA DECEPCIÓN y entonces si, levantarse y seguir.

Existen dos factores importantes para una decepción: “La persona o cosa que te causa decepción” y el más importante “uno mismo”(con sus expectativas e ilusiones).

Difícilmente podrás cambiar a quien o lo que te decepciona para que cubra tus expectativas y aunque eso fuese posible, no sería la solución. Lo que si puedes hacer es cambiar tú, tu manera de actuar o dirigirte, tus expectativas o la distancia que pones.

Los cambios más efectivos son los que realizas en ti y por ti mismo.

Muchas veces el hecho de que “alguien o algo te decepcione” no señala forzosamente un error en ti o el la otra persona o cosa, sólo señala un error en tu manera de actuar y en las expectativas o idealización tan alta sobre las personas o cosas. Y eso se puede modificar.

Kenny Pineda.

Inestable

inestable

Si por no quedarme en el lugar dónde no soy feliz y con quien no me siento a gusto me consideras y me etiquetas como INESTABLE

Entonces si… Soy Felizmente INESTABLE.

Porque no soy estático(a), sé decir que no y no me cuesta cambiar de decisión cuando lo creo conveniente, porque no me resigno a la infelicidad y estoy en búsqueda y práctica constante de mi plenitud, porque me gustan los cambios y sé adaptarme a ellos, porque me importa más mi opinión que la del vecino, porque me atrevo a lo que otros no se atreven y no me gusta quedarme en la zona de confort, porque sé que merezco algo mejor y construyo mi Futuro, porque me hago responsable de mí y no mi propia víctima o víctima de las personas y circunstancias, porque preferiría arrepentirme de lo que hice a arrepentirme por lo que no hice, porque lo intento, porque me gustan los retos y desafíos de la Vida, me gusta evolucionar y superarme a mí mismo(a), porque hago uso de mi libertad y no me someto a tú opinión, porque me mido según mi parámetro y no según los estándares sociales.

Si todo ello te hace nombrarme INESTABLE, entonces si…

¡SOY ORGULLOSAMENTE INESTABLE!

Kenny Pineda