Aprendamos a relacionarnos mejor…

interacción familiar

A veces nos preguntamos por qué cada vez hay o se ven más relaciones  tóxicas… sería bueno que pusiéramos atención en las dinámicas familiares… si la toxicidad es nuestro patrón, y ya estamos familiarizados con ello, de tal forma que es lo único que “conocemos”, nos será mucho más difícil construir una relación de pareja sana. No porque no queramos romper dicho patrón o porque no aspiremos a lago mejor… es increíble como puede programarnos la escuela familiar en la que crecimos y nos desarrollamos.

Ciertamente como padres tenemos una enorme responsabilidad en cuanto a ello, somos el ejemplo, no sólo en la forma en que interactuamos con nuestra pareja, sino que también en la interacción con nuestros propios hijos… ¿Estamos criando personas dependientes? ¿Estamos acostumbrando a nuestros hijos a las órdenes sin darles la oportunidad a que expresen sus puntos de vista? “Sé obediente y sin chistar”, “Quédate calladito…”, ” Si yo te doy, tengo todos los derechos sobre ti” o al contrario… “No te dejes, si te gritan grita, si te pegan, pegas” Es ilógico que como padres señalemos con el dedo acusador a nuestros hijos y les cuestionemos el por qué de sus conductas… es algo que aprendieron, sólo basta echarse un clavado al pasado o incluso al presente… ¿Cómo sigue siendo la interacción con mis hijos? ¿Que les enseñé y les sigo reafirmando?

Cuando somos hijos adultos podemos tomar parte en el asunto en cuanto a la desprogramación, los introyectos y reconstruirnos, sin embargo, sería importante que expandamos nuestra conciencia y que esto sea un trabajo generalizado de padres e hijos…

Nadie nos enseña a ser padres, pero siempre podemos hacer algo por mejorar.

¡La unión hace la fuerza!

Kenny Pineda