¡Cuidado! Sé prudente y empático

críticar

Ten cuidado con lo que dices acerca de la situación de otra persona, porque generalmente la Vida se encarga de ponernos del otro lado para probarnos, para ver que harías en la misma circunstancia.

Hoy te encuentras detrás del dedo que señala, mañana, quizá estés frente a él.


Kenny Pineda.

Personas controladoras

controladores


Las personas sumamente controladoras esconden tras su voz de mando y su dedo índice un enorme miedo al fracaso. El gran temor es el que despierta la sed de poder y control absoluto. Suelen ser infelices y se obligan a aspirar a la perfección, al igual que a los demás.

Nunca se sienten completamente satisfechos, creen que todo podría estar mejor y que su forma es la única válida y correcta. Son exigentes consigo mismo y con todos los que les rodea, complicándose así la existencia y complican la existencia de quienes la rodean.

Son bastante críticas, poco alentadoras y asumen el control de todo lo externo por la falta de desarrollo de su capacidad de controlarse a sí mismos.