La Vida no nos quita cosas, nos prepara para algo mejor.

F100004567

 

LA VIDA NO NOS QUITA COSAS, NOS PREPARA PARA ALGO MEJOR.

La vida nos preparaba para algo mejor, mientras llorábamos y nos enojábamos porque no entendíamos cómo la Vida cambió…

Las situaciones que implican dolor, también implican crecimiento, y esto me permite darme cuenta de que, por más que ame a una persona y valore ciertas cualidades en ella, ya soy capaz también de soltar cuando los costos se elevan por encima de los beneficios. Ya no me quedo por lo mucho que amo a alguien, ya se irme por lo mucho que me amo a mí misma y por lo mucho que valoro mi tranquilidad.

Aferrarme a algo que no me beneficia, ya no es opción. Practico Soltar!

De primer momento e inevitablemente, el lado muy humano sale y me dan ganas de -mentar madres-, seguirá pasando en ciertos momentos seguramente, hasta que el propio proceso me lleve a aceptar que las cosas pasan de manera perfecta y que esto tenía que suceder así, que no había otra forma… Que la gente que tiene que alejarse, se aleja, las circunstancias o los motivos son sólo una variable, una de tantas posibilidades para al fin, retirarse si así tiene que ser.

Estoy entendiendo que no se trata de no tirarse al piso, ¡se vale! Se trata de no quedarse ahí y ver más allá, aunque al principio sea por momentos, instantes de bendita consciencia. Alargar esos momentos hasta llegar a la aceptación de lo ineludible el el objetivo.

Aceptar para poder soltar!

LA VIDA NO NOS QUITA COSAS, NOS LIBERA!

Kenny Pineda.

Anuncios

Decepción = Pérdida y Ganancia

decepción 2

En todo, por más feo y grave que parezca existe algo positivo.

La decepción implica pérdida. Pérdida de confianza, de cercanía, de ilusiones o expectativas y quizá de algunas cosas más. Pero la decepción también implica ganancia y aquí que hasta ésta tiene su lado positivo.

Tras una decepción lo que podemos ganar es: conciencia, la oportunidad de poner límites, valor para renunciar a algo o a alguien que realmente no deberíamos tomar en cuenta, un cambio benéfico, etc.

Lo importante es aceptarnos decepcionados, abrazar todo sentimiento que conlleve la decepción como el enojo o la tristeza y después de ello, observar el para qué, los beneficios, lo positivo… LA GANANCIA DE LA DECEPCIÓN y entonces si, levantarse y seguir.

Existen dos factores importantes para una decepción: “La persona o cosa que te causa decepción” y el más importante “uno mismo”(con sus expectativas e ilusiones).

Difícilmente podrás cambiar a quien o lo que te decepciona para que cubra tus expectativas y aunque eso fuese posible, no sería la solución. Lo que si puedes hacer es cambiar tú, tu manera de actuar o dirigirte, tus expectativas o la distancia que pones.

Los cambios más efectivos son los que realizas en ti y por ti mismo.

Muchas veces el hecho de que “alguien o algo te decepcione” no señala forzosamente un error en ti o el la otra persona o cosa, sólo señala un error en tu manera de actuar y en las expectativas o idealización tan alta sobre las personas o cosas. Y eso se puede modificar.

Kenny Pineda.

Mejor callo…

silencio

“De esas veces que sientes que no tiene caso hablar y que lo mejor es quedarte callada hasta que la situación amerite tu voz…”