Distintas caras, distintas historias, pero el mismo patrón. 

patrones

 

 

Si nos encontramos repitiendo un mismo patrón a pesar de saber que hemos trabajado en ello, muy probablemente es que la creencia limitante que lo sustenta siga ahí y no haya sido arrancada de raíz y sustituida por una creencia potenciadora.

Esa creencia sigue brindándonos una sensación o estado de, seguridad y/o placer que nos mantiene resguardados de algo que consideramos peligroso. Hay ganancias aun significativas en preservar esa creencia.

Mientras no seamos capaces de renunciar y soltar esa fuente externa de protección, seguiremos viviendo una experiencia similar a la anterior. Sin embargo, el expresar y auto-reprocharnos que tanto trabajo personal no ha servido de nada, es una mentira que decidimos contarnos para victimizarnos y no hacernos responsables, es una visión nada objetiva, ya que, aunque la experiencia sea parecida, nunca será la misma.

En la experiencia anterior aprendimos algo y modificamos. Hay ciertas cosas que ya no son iguales y por eso, la experiencia no puede ser -“otra vez lo mismo”-.

En esta experiencia similar, habremos de aprender una nueva cosa que hará que la siguiente sea diferente, aunque parecida.

Así, vamos avanzando en nuestro camino de progreso, a veces a pasos agigantados, otras tantas a paso de gallo- gallina, pero es imposible que siempre estemos en las mismas condiciones.

Claro, el trabajo personal nunca cesa, cuando creemos tener un tanto resuelto, aparece una nueva cosa que trabajar, pero uno decide si lo ve como una carga pesada o si lo vive como un nuevo experimento en esta hermosa aventura que es Vivir.  

Kenny Pineda.

 

Anuncios

Banco de Emociones

carita feliz

“La mejor manera de contrarrestar una emoción negativa concreta es tener una emoción positiva muy muy fuerte, y no, como solemos creer, sobreponernos y negar tal estado negativo. “

                                                                                                                           Antonio Damasio 

                                                                                                                     

La cita anterior ha estado últimemente muy presente en mis días, me ha hecho compañía y es grato que tome fuerza en los momentos más adecuados. Aquellos momentos en que algo me causa molestia, enojo, tristeza, miedo… me viene a la mente y analizo, primero, ¿qué es exactamente lo que está causando ese sentimiento o qué es lo que le da fuerza a esa emoción? Al ubicar el origen analizo si puedo YO cambiar esa situación, ¿está en mis manos resolverlo? Si la respuesta es -no-, porque no depende de una decisión meramente propia sino de la decisión o voluntad de alguien más, entonces, elijo hacer un depósito a “Mi Banco de Energía”.

“El depósito” consiste en darme una emoción que contrarreste ese sentimiento negativo, para no dejar en ceros mi cuenta de energía, ya que el retiro es todo aquello que me causa una pérdida o despojo de mis bienes (hablando igualmente en términos de energía). Pensaba que cuando algo me molesta, me entristece, me preocupa, me da miedo es como si restara fuerza interior necesaria para seguir, como si existiera una fuga de entusiasmo, alegría, satisfacción…

Todas y cada una de las emociones y sentimientos primarios son, además de naturales, indispensables para nuestro funcionamiento como humanos, sin embargo, es real que con algunos de ellos sentimos aportación o apartamiento. Cuando experimentamos aquellos llamados “sentimientos positivos” podemos percibir una suma en “nuestros adentros”, cuando experimentamos esos llamados “sentimientos negativos” por el contrario, sentimos dentro de nosotros mismos una resta o división, nos fraccionamos;- “Me siento hecho(a) pedazos”-,  -Me siento roto(a)”-, -“Siento que me falta algo”-, -“Me siento incompleto(a)”-, -“Necesito…”.-

Es por ello que elegí aceptar que esas emociones denominadas comúnmente como -Negativas- son parte de mí, son elementales y tienen una función. Negarlas o luchar contra ellas no me servirá de mucho, es más, es muy probable que me afecten más de lo que pueden beneficiarme porque no les estoy dando un sentido ni contribuyendo a que cumplan con su misión. Ya soy consciente de que son un retiro en mi cuenta energética, ahora pues, si la intención es no quedarme en banca rota y lamentarme por ello, decido hacer depósitos constantes para que cuando el hecho desagradable que solicita un retiro, aparezca, no me tome por sorpresa sin fondos. 

El depósito puede ir desde un recuerdo agradable, agradecer lo que si hay, si se es, si se hace, si se tiene, hasta propinarnos una experiencia positiva dentro del caos que podemos estar viviendo. 

Los depósitos tienen mucha relación con nuestras “Fuentes de energía” que son aquellas cosas que sabemos perfectamente que nos causan felicidad, beneficios, plenitud. Y van desde las cosas más pequeñas como un helado, una llamada a alguien importante y especial, una caminata, contemplar un atardecer, vamos, cada quien sabe lo que le hace bien, cada quien sabe lo que es para sí, un depósito.

Dicen por ahí que la vida -es sencilla- y nosotros nos la complicamos, yo no estoy totalmente de acuerdo con esa frase. En lo personal creo que los seres humanos somos muy complejos, y la vida no es sencilla, porque sencilla me suena a simple y lo simple aburre. Mejor acepto que la vida tiene su dualidad, acepto el vaivén, el sube y baja, los múltiples colores y luces que nos regalan matices extraordinarios a seguir frustrándome por comprar la idea de que la vida es sencilla y yo me la complico. Mi Vida no es sencilla y justo ahí está lo maravilloso e interesante. La Vida no es sencilla, pero Yo puedo hacer que mi Vida sea menos turbulenta y más plena, eso sí.

¡Deseo para ti la voluntad, decisión y acción de realizar varios depósitos y que los retiros de hoy no te dejen en deuda con esto extraordinario que es VIVIR!

Kenny Pineda.

Inversión

inversión 2

Todo requiere inversión, pero pasa que cuando escuchamos o leemos la palabra “inversión”, un signo de pesos se dibuja en nuestra mente…
Queremos ganancias sin invertir…
Es preciso hacer una inversión si realmente queremos resultados positivos.
Piensa qué es lo que necesitas invertir para lograr lo que deseas; tiempo, dinero, esfuerzo, dedicación, atención, energía, etc.
Comprometerte con lo que deseas, implica INVERSIÓN


Kenny Pineda.