¿Por qué no logro mis objetivos?

autosabotearse

Creo, de forma muy personal, que el origen de no tener materializados muchos de nuestros objetivos está en no sentirnos en el fondo merecedores de lo que pedimos, queremos o deseamos y que, aunque los pensamientos, las peticiones de palabra, y el trabajo constante indiquen firmeza en ello, emanamos una vibración densa por profundos pensamientos y sentimientos de no merecer lo que queremos obtener o lograr.

O también puede deberse a que no estamos dispuestos a pagar el costo que nuestros sueños, planes, deseos requieren. Todo en esta vida tiene un costo,  y no me refiero a un costo monetario precisamente, aunque en muchos de los casos, cuando nuestros deseo son materiales implican un precio (económico). Algunos ejemplos sencillos pueden ser los siguientes:

-Quiero un viaje, sé que para ello requiero ahorrar un tiempo, sin embargo despilfarro el dinero o no soy organizado(a) con mis gastos para poder así ahorrar y conseguir ese viaje que YO deseo.

-Deseo hacer una carrera, pero no estoy dispuesta a invertir dinero pagando mis colegiaturas o materiales necesarios, ni dedicando tiempo a ello.

-Deseo una relación de pareja armoniosa, pero yo no actúo en congruencia con ello, mi carácter es complicado, discuto por todo, no manejo una comunicación asertiva, y no reconozco ni pido ayuda a un profesional para que me oriente.

-Quiero tener un cuerpo escultural, o bajar de peso o talla, sin embargo, no cuido mi alimentación ni hago ejercicio.

-Quiero un empleo o uno mejor, pero no salgo a buscarlo o no me preparo para obtenerlo.

En fin, muchas veces no pagamos el costo de lo que decimos querer y algunas de esas veces es por no creernos en el fondo merecedores de ello. Así que estas dos causas pueden ir de la mano o sólo con una de ellas puedes auto-sabotearte. 

Nos serviría para empezar, hacer consciencia, preguntarnos y respondernos honestamente:

¿Qué es lo que quiero?

¿Creo merecerlo?

¿Qué estoy haciendo para lograrlo?

¿Puedo y quiero pagar el costo por alcanzar mi objetivos?

¿Qué compromiso quiero hacer conmigo mismo y ahora mismo?

Deseo que tengas una grata reflexión, que que encuentres claramente tus respuestas y que tus planes sean materializados para tu mayor bien.

Kenny Pineda

 

Merecimiento

me merezco lo mejor

Alguien, en algún momento de nuestras vidas nos dijo que no nos merecíamos aquello que en alguna vez deseamos y perdimos al tiempo en que creímos esa idea y se introdujo en lo más profundo de nuestro subconsciente, llevándonos por un camino señalado con el letrero de “no soy suficiente” y “no me lo merezco” y así, pasamos la mayor parte de nuestra vida anhelando, sintiendo carencia y viendo como se escapa de nuestras manos o rozando apenas con la punta de nuestros dedos, lo que tanto hemos querido y nunca hemos alcanzado…

Y aunque quizá eso sucedió en nuestra infancia y no gozábamos de la plena conciencia para elegir creerlo o no, tampoco podemos culpar a nuestros padres o a las personas encargadas de nuestra educación, crianza y formación, ya que es un patrón con carga negativa que viene desde varias generaciones atrás y nadie puede enseñar lo que no ha aprendido ya.

Pues bien, nunca es tarde para despertar y elevar nuestra conciencia a esa verdad pura de que “merecemos lo mejor” y “podemos obtenerlo”, ya que lo que nos impide alcanzar nuestras metas, desde la más pequeña hasta la más “aparentemente” alta, no es nuestro potencial como SERES humanos, sino la creencia que hemos dejado albergar en nuestra mente y ha hecho nido.

El cambiar la idea es algo que requiere práctica, no se puede echar abajo una creencia en la que hemos invertido años para construir y fortalecer, pero igualmente, es posible, repito, es cuestión de práctica; requiere de voluntad, un nuevo pensamiento que nos lleve a la emoción que confirme y acción.


Podemos comenzar con algunas afirmaciones que nos lleven a transformar la energía de negativa a positiva, elige pensar algo que te beneficie. La visualización es otra herramienta que puede acompañar a las afirmaciones positivas, puedes imaginarte obteniendo lo que deseas, pero siempre con una actitud positiva y con el firme pensamiento en que es posible.


Nada de lo que aquí te escribo es algo que no haya o esté practicado, así que antes de que descartes la posibilidad y la sugerencia, ponlo a prueba. Se firme,constante, y congruente; piensa en que todas nuestras frustraciones tienen origen en la incongruencia: Decimos que queremos llegar a algún lugar, pero no damos los pasos necesarios para llegar hasta ese punto… Te comparto una frase que me encanta: “Pregúntate si lo que estás haciendo ahora, te acerca o te aleja del punto al que quieres llegar”.

Te deseo lo mejor en tu práctica, y que gradual y dulcemente te vayas transformando en quien deseas ser, en lo que “MERECES SER” para tu mayor bien.

Mental y emocionalmente tengo lo necesario para gozar de una Vida próspera y llena de amor. Por el simple hecho de haber nacido, me merezco todo lo bueno. Reclamo y afirmo mi bien. *AFIRMACIÓN DE MERECIMIENTO

Lo que quiero…

lo q quiero

“No basta con saber lo que no quiero o lo que ya no quiero, hoy sé lo que quiero y lo que merezco