Sembrar Semillas Nuevas…

semilla

Esto que siembras hoy, lo cosecharás algún día…

Sólo necesitas constancia, paciencia, fe!

Las acciones de hoy son semillas, pero también los pensamientos y las emociones…

Una acción plantada y cultivada da como resultado un hábito.
Un pensamiento plantado y cultivado da como resultado una firme creencia.
Una emoción plantada y cultivada da como resultado un sentimiento.


Es fácil saber porque tenemos los hábitos, las creencias y los sentimientos actuales, basta con hacer un análisis de las semillas que plantamos y cultivamos por algún tiempo.

Este análisis nos ayuda a comprender y a conocernos mejor, sin embargo, podemos hacer una buena reflexión en las semillas que hoy estamos plantando, en lo que hoy estamos cultivando, de lo que queremos sembrar hoy y sobre todo, darnos cuenta que podemos arrancar de raíz esa mala hierba que no queremos que invada nuestro presente o bien, dejarla de alimentar para que crezca más, sabiendo que nos estorba y en nada nos beneficia.

¡Feliz jardín, feliz Vida!

Kenny Pineda.

Anuncios

El Jardín de mi Vida

jardín de la Vida

Contemplando el jardín reflexionaba en que la Vida es como un gran campo de tierra fértil, donde lo que plantes será lo que obtengas…

La semilla que te propongas plantar y hacer crecer con amor, dedicación y constancia será la que te haga ver lo que en un principio era sólo una intención.

Un propósito es una semilla que si cuidas, riegas y abonas constantemente resultará en la flor o el fruto deseado.

Debemos sembrar lo que queremos y no lo que no queremos. Si plantamos una semilla de determinado fruto no podemos esperar obtener uno distinto.

El trabajo frecuente en el campo es el que hará que nuestro fruto llegue hasta nuestras manos y lo podamos compartir y disfrutar, no hay más.

Todos estamos plantando semillas en nuestro campo a cada instante y todas nuestras acciones son abono o veneno para ellas.

No nos preguntemos por qué no obtenemos lo que deseamos si la respuesta es obvia.

Hagamos crecer lo que queremos que crezca y saquemos de raíz la mala hierba. Plantemos lo mejor y hagamos un jardín de nuestro campo de tierra fértil.

Seamos responsables de las semillas que plantamos y los cuidados que requieren, en vez de culpar a la tierra por no darnos lo que queremos sin hacer nuestra parte.

Kenny Pineda.