“No queda de otra…”

no queda de otra, ni modo (2)

Seguramente en alguna conversación has escuchado esta frase… Al preguntarle a alguien por el trabajo, por la dieta, por el estado de ánimo, por como le va en la Vida, etc. Suelen finalizar su frase con un “No queda de otra”.

Ejemplo: -Pues trabajando y trabajando, el jefe es un ogro, pero pues “no queda de otra”-, -Muriéndome de hambre, ya sabes, a pura ensalada, pero pues “no queda de otra”-, -¿Qué cómo estoy? le estoy echando ganas, “no queda de otra”-.

A las personas que utilizan esta frase, difícilmente le rinden resultados sus esfuerzos, pues el “No queda de otra” denota su gran sufrimiento al hacer ese esfuerzo para obtener ganancias. Una carga negativa en sus acciones no les deja ver florecer la semilla de sus actos. Puede que consigan algunos, pero al no disfrutar lo que hacen, éste de poco servirá. La satisfacción es nula, por lo tanto el resultado muy poco valorado.

Recuerda que “Si queda de otra o de otras…” o le pones actitud o mejor no lo hagas, porque esto último es casi lo mismo a hacer las cosas “porque no queda de otra”.

Incluye en tu catálogo de posibilidades el hacerlo pero hacerlo con una buena ACTITUD y disfrutar del camino que te lleva hacia tu objetivo.

Tus palabras reflejan lo que hay en tu interior…

Kenny Pineda.

Anuncios

Resistencia a Sonreír

resistencia a sonreír

¿Qué nos pasa a las personas, sobre todo a los adultos que tenemos cierta resistencia a sonreír al que nos encontramos por la calle?

A los niños no les pasa, se sonríen todo el tiempo, quizá dejan de hacerlo sólo cuando hacen berrinche… Tal vez sea eso, que los adultos vivimos emberrinchados la mayor parte de nuestras vidas, por las cuentas, el trabajo, la rutina, la inseguridad, las prisas, etc.

Ayer al salir a correr a un parque distinto, observé cómo les cuesta trabajo a las personas sonreírse entre sí, darse los buenos días, despedirse aún sin conocerse, cruzar palabra porque simplemente “son personas desconocidas” aunque esas personas tengan algo en común… salir a correr todas las mañanas para “estar bien”.

¿No es irónico como cuidamos de nuestro cuerpo físico pero nos desenfocamos de nuestro cuerpo emocional?

La sonrisa es básica para Vivir, el recibir o regalar una sonrisa es un estupendo regalo, aún de personas desconocidas.

Nuestra sonrisa proyecta lo que tenemos dentro: la alegría de Vivir, la amabilidad, el amor, la complicidad, la solidaridad, la cordialidad, y muchas más cosas positivas.

Hay personas se sorprenden cuando, aún sin conocerla le saludas, le sonríes, te despides o peor aún, evitan el contacto visual; si viene alguien de frente voltean a ver el árbol, las nubes, al pájaro o simplemente al piso. Y cuando por fin coinciden las miradas y eres el primero en sonreír, te sonríen amablemente y a la siguiente vuelta vuelven a hacerlo. Es impresionante.

Practiquemos sonreír más y resistirnos menos…

Lo verdaderamente valioso de la Vida es gratis y una sonrisa no cuesta nada y vale mucho.

Kenny Pineda

Decepción = Pérdida y Ganancia

decepción 2

En todo, por más feo y grave que parezca existe algo positivo.

La decepción implica pérdida. Pérdida de confianza, de cercanía, de ilusiones o expectativas y quizá de algunas cosas más. Pero la decepción también implica ganancia y aquí que hasta ésta tiene su lado positivo.

Tras una decepción lo que podemos ganar es: conciencia, la oportunidad de poner límites, valor para renunciar a algo o a alguien que realmente no deberíamos tomar en cuenta, un cambio benéfico, etc.

Lo importante es aceptarnos decepcionados, abrazar todo sentimiento que conlleve la decepción como el enojo o la tristeza y después de ello, observar el para qué, los beneficios, lo positivo… LA GANANCIA DE LA DECEPCIÓN y entonces si, levantarse y seguir.

Existen dos factores importantes para una decepción: “La persona o cosa que te causa decepción” y el más importante “uno mismo”(con sus expectativas e ilusiones).

Difícilmente podrás cambiar a quien o lo que te decepciona para que cubra tus expectativas y aunque eso fuese posible, no sería la solución. Lo que si puedes hacer es cambiar tú, tu manera de actuar o dirigirte, tus expectativas o la distancia que pones.

Los cambios más efectivos son los que realizas en ti y por ti mismo.

Muchas veces el hecho de que “alguien o algo te decepcione” no señala forzosamente un error en ti o el la otra persona o cosa, sólo señala un error en tu manera de actuar y en las expectativas o idealización tan alta sobre las personas o cosas. Y eso se puede modificar.

Kenny Pineda.

Actitud

actitud

Altitud tiene más que ver con la ACTITUD que con la Aptitud

A cara o cruz…



La cosa pierde color
cuando la piensas dos veces
y más dispuesto pareces
a pensar en lo peor.

No esperes hoy la tormenta de ayer
no dura siempre la pena de este infierno
y aunque el azul del cielo no es eterno
hasta mañana no vuelve a llover.

Nunca se puede saber
lo que va a ocurrir mañana
salvo que a un fin de semana
sigue un lunes otra vez.

Pongamos la cosa clara
busquemos alguna luz
lo echamos a cara o cruz
o lo hacemos por la cara.

Compartiendo esta canción, que independientemente de la intención o el intérprete, tiene un mensaje para el arte de la reflexión… Reflexión-ARTE!