Esta es una buena oportunidad para…

oportunidad para

¿Estás pasando por una situación crítica?

¿Atraviesas un cambio importante?

Es muy común que nos enfoquemos en lo que dejamos atrás que nos causaba beneficio o placer, es común centrar nuestra atención en lo que perdemos, en lo que tuvimos y ya no tenemos, en eso que se nos va de las manos y eso puede servir como reflexión, sin embargo, el quedarnos enganchados en el pasado, no nos dejará avanzar, o por lo menos nuestros pasos serán mucho más pesados. 

Instalarnos en el pasado se vuelve un mal habito, un estilo de Vida que nos causa sufrimiento y deteriora nuestra capacidad de gozo en el presente. 

¿Qué tal si probamos haciendo algo diferente hoy?

Te propongo tomar pluma y papel, poner como título “Esta es una buena oportunidad para…” y debajo ir haciendo una lista de lo que se te vaya ocurriendo en este momento y en los siguientes días.

Irás encontrado cosas que te motiven, que te cambien la perspectiva, tu mente y tu estado de ánimo fluirán cambiando los pensamientos que te tienen atorado, mirarás al frente y no hacia atrás. Tu panorama se abrirá, verás cosas que antes no tomabas en cuenta y tienes la gran oportunidad de comprometerte con lo que elijas de tu lista.  Un pequeño cambio basta para que los resultados sen diferentes.

Anímate, podrías perder más de lo que has perdido hasta ahora, con mirar hacia atrás te estás perdiendo ya, de lo maravilloso que es construir tu presente, y mirar un paisaje nuevo y bello. ¡Evita perder, por miedo a perder!

Es cierto que hoy estás viviendo efectos de tu pasado, pero mañana vivirás los efectos de tu presente. ¡Conéctate a la Vida y sigue, tu vida aún no ha terminado!

Todo cambio ofrece oportunidades… ¿Cuáles son las tuyas?

¡Bendiciones y luz para tu camino!

Kenny Pineda

Heridas

heridas emocionales

Demasiadas marcas traemos del pasado; heridas sin sanar, cicatrices, costras… cómo para seguir coleccionando más y más mientras caminamos.

Acumulemos experiencias y aprendizajes, no dolores y rencores.

Los corazones necesitan fortalecerse, no debilitarse… Nuestras almas necesitan vitaminas, no veneno.

Kenny Pineda.

La Vida: Nuestra escalera

escalera de la vida

Mi Vida es mi Escalera personal. Para pasar en el siguiente escalón, debo estar en éste.

Todo es gradual y en ascendencia… Debo ver hacia arriba si es que quiero subir.

No conseguiré avanzar si mi mirada y atención está puesta en la escalera del otro.

Cada peldaño fortalece mis músculos, mis pies y piernas que son los que me sostienen. Cada peldaño fortalecen mi espíritu y me hacen perseverante.

Me anima ver un nivel al que quiero llegar, sin embargo, sé que no es posible saltar hasta ahí, que debo pasar por varios escalones más y entonces mi entusiasmo crece y disfruto cada movimiento requerido para llegar al nivel que me motivó.

Si no veo y vivo con amor mi propia escalera, seguramente me quedaré estancado.

Si deseo la escalera de alguien más es envidia.

Si rechazo mi escalera y pienso en saltar, sería un suicidio.

Si quiero llegar mágicamente a un nivel más alto, se llamaría no esforzarse ni merecer.

Si escucho a quienes me gritan que no podré subir, el ruido me distraerá y no avanzaré.

Si volteo constantemente hacia los peldaños por los que ya pasé, me marearé y caeré en ellos otra vez, para volver a empezar pero con mucho más dolor y sentimiento de culpa.

Si intento subir corriendo, me cansaré pronto, no disfrutaré y corro el riego de tropezar, lo que significa que de todas formas tendré que esperar un poco para recuperarme y decidir subir con más calma.

Si busco siempre sostenerme del barandal, en el momento en que éste ya no esté, creeré que no puedo continuar y difícilmente seguiré.

Si respiro con calidad, la energía se mantendrá.

Si me canso puedo decidir sentarme y descansar un momento, sin embargo si me acuesto corro el riesgo de quedarme dormido ahí.

Si subo con voluntad, decisión y convicción, llegaré hasta donde yo me proponga llegar.

Si me encuentro alto y hago alarde para hacer menos a quienes no están al mismo nivel, seguramente perderé el equilibrio y caeré hasta acabar dónde comencé.

Kenny Pineda.

El Libro de Mi Vida

mi pasado me abraza

Mi Vida es como un libro que he empezado a escribir desde ese día que nací, y comprendo que no podré escribir un nuevo capítulo si no dejo de leer el anterior, mas sé también que lo que hoy escribo y escribiré se basa en esa historia y no por ello regreso una y otra vez a releerla, y mucho menos a reescribirla.

Mi libro no estaría completo si decidiera arrancar las hojas anteriores, no tendría sentido ni propósito.
Sé que mis experiencias y mis memorias me han traído al sitio donde estoy y lo que hoy vivo será lo que me lleve al mañana…
Borrar parte de mi pasado sería eliminar una parte de mí, una historia fundamental en mi evolución.
Etapas, ciclos, escalones… Subidas y bajadas, todas ellas fragmentos de mi camino, pedazos de mi sendero…
Nada estorba, nada falta, todo tiene su lugar; su espacio y tiempo en la Vida y en la memoria.
Todo pasa y algo se queda…
Nadie puede suprimir a su conveniencia lo que sólo yo he de desechar cuando ya no me sirva.

Amo mi Vida, con todas sus partes, amo mis tiempos, mis espacios, mis experiencias e historias, amo mis realidades y mis fantasías, amo lo que fui y lo que soy.

Amo mi pasado y mi presente.

Abrazo mi historia en su totalidad, esa historia me abraza a mí sin hacerme su esclava o estar presa. Amo mi historia en su totalidad y no por eso dejo de amar y disfrutar mi Hoy.

Soy el libro completo, no parte de él… y mi capítulo favorito es el que escribo a cada momento.

Kenny Pineda.

Pasado y presente…

pasado y presente

“El extrañar está enfocado en el pasado, el agradecer está enfocado en el presente”

Puedo extrañar muchas cosas que estuvieron o fueron y ya no son ni están, sin embargo, doy gracias por lo que puedo gozar hoy y me dispongo a ello.

Mi mejor amigo…

solo-amigos

“Yo tenía un gran amigo que vivía en mi vida real y cotidiana de manera presencial, hoy ese amigo, mi mejor amigo, vive en mi vida real y cotidiana, pero en mi corazón y en mi memoria”

A cara o cruz…



La cosa pierde color
cuando la piensas dos veces
y más dispuesto pareces
a pensar en lo peor.

No esperes hoy la tormenta de ayer
no dura siempre la pena de este infierno
y aunque el azul del cielo no es eterno
hasta mañana no vuelve a llover.

Nunca se puede saber
lo que va a ocurrir mañana
salvo que a un fin de semana
sigue un lunes otra vez.

Pongamos la cosa clara
busquemos alguna luz
lo echamos a cara o cruz
o lo hacemos por la cara.

Compartiendo esta canción, que independientemente de la intención o el intérprete, tiene un mensaje para el arte de la reflexión… Reflexión-ARTE!