¿Por qué no logro mis objetivos?

autosabotearse

Creo, de forma muy personal, que el origen de no tener materializados muchos de nuestros objetivos está en no sentirnos en el fondo merecedores de lo que pedimos, queremos o deseamos y que, aunque los pensamientos, las peticiones de palabra, y el trabajo constante indiquen firmeza en ello, emanamos una vibración densa por profundos pensamientos y sentimientos de no merecer lo que queremos obtener o lograr.

O también puede deberse a que no estamos dispuestos a pagar el costo que nuestros sueños, planes, deseos requieren. Todo en esta vida tiene un costo,  y no me refiero a un costo monetario precisamente, aunque en muchos de los casos, cuando nuestros deseo son materiales implican un precio (económico). Algunos ejemplos sencillos pueden ser los siguientes:

-Quiero un viaje, sé que para ello requiero ahorrar un tiempo, sin embargo despilfarro el dinero o no soy organizado(a) con mis gastos para poder así ahorrar y conseguir ese viaje que YO deseo.

-Deseo hacer una carrera, pero no estoy dispuesta a invertir dinero pagando mis colegiaturas o materiales necesarios, ni dedicando tiempo a ello.

-Deseo una relación de pareja armoniosa, pero yo no actúo en congruencia con ello, mi carácter es complicado, discuto por todo, no manejo una comunicación asertiva, y no reconozco ni pido ayuda a un profesional para que me oriente.

-Quiero tener un cuerpo escultural, o bajar de peso o talla, sin embargo, no cuido mi alimentación ni hago ejercicio.

-Quiero un empleo o uno mejor, pero no salgo a buscarlo o no me preparo para obtenerlo.

En fin, muchas veces no pagamos el costo de lo que decimos querer y algunas de esas veces es por no creernos en el fondo merecedores de ello. Así que estas dos causas pueden ir de la mano o sólo con una de ellas puedes auto-sabotearte. 

Nos serviría para empezar, hacer consciencia, preguntarnos y respondernos honestamente:

¿Qué es lo que quiero?

¿Creo merecerlo?

¿Qué estoy haciendo para lograrlo?

¿Puedo y quiero pagar el costo por alcanzar mi objetivos?

¿Qué compromiso quiero hacer conmigo mismo y ahora mismo?

Deseo que tengas una grata reflexión, que que encuentres claramente tus respuestas y que tus planes sean materializados para tu mayor bien.

Kenny Pineda

 

Anuncios

Aprendamos a relacionarnos mejor…

interacción familiar

A veces nos preguntamos por qué cada vez hay o se ven más relaciones  tóxicas… sería bueno que pusiéramos atención en las dinámicas familiares… si la toxicidad es nuestro patrón, y ya estamos familiarizados con ello, de tal forma que es lo único que “conocemos”, nos será mucho más difícil construir una relación de pareja sana. No porque no queramos romper dicho patrón o porque no aspiremos a lago mejor… es increíble como puede programarnos la escuela familiar en la que crecimos y nos desarrollamos.

Ciertamente como padres tenemos una enorme responsabilidad en cuanto a ello, somos el ejemplo, no sólo en la forma en que interactuamos con nuestra pareja, sino que también en la interacción con nuestros propios hijos… ¿Estamos criando personas dependientes? ¿Estamos acostumbrando a nuestros hijos a las órdenes sin darles la oportunidad a que expresen sus puntos de vista? “Sé obediente y sin chistar”, “Quédate calladito…”, ” Si yo te doy, tengo todos los derechos sobre ti” o al contrario… “No te dejes, si te gritan grita, si te pegan, pegas” Es ilógico que como padres señalemos con el dedo acusador a nuestros hijos y les cuestionemos el por qué de sus conductas… es algo que aprendieron, sólo basta echarse un clavado al pasado o incluso al presente… ¿Cómo sigue siendo la interacción con mis hijos? ¿Que les enseñé y les sigo reafirmando?

Cuando somos hijos adultos podemos tomar parte en el asunto en cuanto a la desprogramación, los introyectos y reconstruirnos, sin embargo, sería importante que expandamos nuestra conciencia y que esto sea un trabajo generalizado de padres e hijos…

Nadie nos enseña a ser padres, pero siempre podemos hacer algo por mejorar.

¡La unión hace la fuerza!

Kenny Pineda

Ya te preguntaste..?

image description

Para hoy, sólo unas preguntas…

¿Qué es lo que quieres?


¿Qué estás dispuesto a hacer para lograrlo?


¿A partir de cuándo?

Para lograr lo que uno desea es necesario auto-orientarse, preguntarse a sí mismo -¿Qué quiero?-
No basta con ello para que los resultados se vean materializados, sin embargo, esto es fundamental para lograrlo.
Es importante plantearse hacia dónde se quiere ir, observar el catálogo de posibilidades que tenemos para llegar hasta ahí, estar consciente del costo/compromiso que ello implica y actuar en congruencia, pero definitivamente el arte de la reflexión es lo principal para establecer tanto metas como métodos.
Si no sabes hacia dónde ir, el camino que elijas o el que te elijan dará igual…
Tener un objetivo alimenta al entusiasmo y a la motivación, no dejes que estos dós desfallezcan por desnutrición. 😉

¡Te deseo una iluminada reflexión y materializados resultados!
¡Bonito día!

Kenny Pineda

Sembrar Semillas Nuevas…

semilla

Esto que siembras hoy, lo cosecharás algún día…

Sólo necesitas constancia, paciencia, fe!

Las acciones de hoy son semillas, pero también los pensamientos y las emociones…

Una acción plantada y cultivada da como resultado un hábito.
Un pensamiento plantado y cultivado da como resultado una firme creencia.
Una emoción plantada y cultivada da como resultado un sentimiento.


Es fácil saber porque tenemos los hábitos, las creencias y los sentimientos actuales, basta con hacer un análisis de las semillas que plantamos y cultivamos por algún tiempo.

Este análisis nos ayuda a comprender y a conocernos mejor, sin embargo, podemos hacer una buena reflexión en las semillas que hoy estamos plantando, en lo que hoy estamos cultivando, de lo que queremos sembrar hoy y sobre todo, darnos cuenta que podemos arrancar de raíz esa mala hierba que no queremos que invada nuestro presente o bien, dejarla de alimentar para que crezca más, sabiendo que nos estorba y en nada nos beneficia.

¡Feliz jardín, feliz Vida!

Kenny Pineda.

Inventario Enero

checklist

El último día del primer mes de este 2014.

Momento perfecto para hacer un check list de los objetivos y deseos para este ciclo.

Al finalizar el año 2013 y comenzar el 2014 seguramente hicimos un inventario personal de lo que nutre nuestra vida y de lo que la contamina, de esas cosas, situaciones o personas con las que nos sentimos atorados. Seguro también hicimos por lo menos mentalmente una lista de lo que queremos y no queremos para este nuevo ciclo, pero, ¿A cuántos de nosotros se nos han olvidado las metas, a cuántos se nos ha perdido el mapa, y cuántos hemos dejado en el cajón del “después” nuestro entusiasmo por realizar nuestros sueños, por llevar a cabo nuestros planes o por cerrar ciclos que gritan por ser concluidos?, y en caso contrario… ¿Qué tal vamos, qué necesitamos, vamos por buen camino, nos sentimos satisfechos?

Un inventario personal a final de cada mes nos puede ayudar a direccionarnos, a seguir con un mayor y mejor sentido, nos puede ayudar a evitar esa frustración a final de año donde nuestros objetivos se repiten por no haberlos logrado. Esto produce una falta de credibilidad en nosotros mismos, rompe la auto-confianza, la autoestima desciende y no entendemos cómo no pudimos obtener éxito. Ya lo decía Einstein: “No podemos pretender resultados distintos haciendo lo mismo”. Si realizamos las mismas cosas, de la misma manera, sólo obtendremos más de lo mismo, y en ese montón de “lo mismo de siempre” hay cosas que ya no queremos, entonces… ¿Por qué no nos aplicamos y decidimos hoy hacer nuestro inventario personal de enero?

Puede suceder:

*Que nos frustremos un poco, que nos venga la tristeza o decepción por la inactividad hacia el cumplimiento de nuestros propósitos y nos quedemos ahí, resignados a que “este año tampoco será y se nos va otro más de nuestra vida”. (Recuerda asumir las consecuencias)

*Que nos frustremos un poco, que nos venga la tristeza o decepción por la inactividad hacia el cumplimiento de nuestros propósitos o que hagamos conciencia tranquilamente sin castigarnos, y entonces, el entusiasmo renazca, nos levantemos y vayamos con ímpetu a la realización de nuestros propósitos.

*Que quizá nuestro plan deba tener ciertas modificaciones y saquemos las herramientas para lograrlo.

*Que reconozcamos que necesitamos ayuda y apoyo, y vayamos en busca de él antes de que lo acumulable nos ahogue. (Coaching, terapia, Familia, amigos, institución, etc.)

*Que nos cantemos un “urra urra” por lo bien que vamos y sigamos.

*Que nos pongamos metas más altas para Febrero por que descubrimos que nuestro éxito en enero rebasó las expectativas y queremos más.

Mucho que ganar, nada que perder con un inventario personal a Final del mes.

Deseo con el alma que hayas tenido un muy buen primer mes del año y que el siguiente sea mejor. Confío en que así será, podrías confiar también tú.

¡Feliz inventario personal!

Kenny Pineda.

¡NO!

no

¿Tus “NO” son por miedo o por convicción?

Te sugiero que lo reflexiones.

El miedo paraliza. Tener plena convicción al decir un “NO” o negarte a algo te abre caminos.

¿Ese “NO”, te detiene o te permite continuar?

Kenny Pineda.

Cocinando Sueños…

cocinando sueños 2

Si eres alguien a quien le guste la práctica interna, seguro eres reflexiv@, y la reflexión puede hallarse hasta en los hechos más pequeños y aparentemente insignificantes.

Soñé hace algunos días un platillo nunca antes visto ni probado, y lo llevé a cabo, es decir, sin saber cómo lo haría, sólo usando la imaginación… con un punto de partida y un objetivo.

Punto de partida: Un Sueño.
Objetivo: Hacerlo Realidad.


Utilicé ingredientes que me parecían imprescindibles; Voluntad, disposición, y actitud…
Sentido común, lógica, pensamiento, pero kilos y kilos de entusiasmo… y después de ello, ahí estaba: El platillo tal como lo soñé.

Podrá parecer un simple sueño, o un hecho sencillo y sin gracia, pero para mí, que suelo llevar todo a la reflexión, a ese punto donde se une mi mente y espíritu, me lleva o me trae hacia un gran mensaje… “LA VIDA ESTÁ LLENA DE SUEÑOS QUE SE PUEDEN REALIZAR”

Que todo se parece a ello… Receta, ingredientes, sueños, realidades. Que el Universo conspira a nuestro favor cuando queremos lograr algo.

La decisión no puede faltar. Estaba decidida a hacer realidad ese sueño, ese platillo, y no sólo lo hice, sino que lo disfrute enormemente. ¿Entiendes la relación?

Y tú… ¿Que sueño estás cocinando?

Anteriores Entradas antiguas