“Rutina” Una Chica Sosa…

rutina

Rutina es una chica sosa, a veces se queda en casa y otras veces sale de ella, pero casi siempre la compaña su familia.

Su madre es la Señora Monotonía y su padre el Señor Aburrimiento. Tiene 2 hermanos, el mayor se llama Miedo y la pequeña se llama Resignación.

Rutina tiene dos amigos muy cercanos, Inconsciencia y Consciente, pero suele llevarse mejor con Inconsciencia, porque a veces Consciente dice lo que Rutina no quiere escuchar…

Rutina tiene un gran enemigo llamado Entusiasmo, él es un muchacho alegre, lleno de vida que busca cosas nuevas o nuevas formas de hacer las cosas y yo creo que Rutina le tiene envidia.

Rutina tiene un carácter fuerte, no es nada flexible ni abierta para con los demás, no le gusta la espontaneidad y se enoja cuando las cosas no le salen como las quiere. Es exigente y le encanta comer energía negativa, goza del cansancio y del hastío.

Hace su casa cualquier trabajo u hogar. Se mete sigilosamente, casi sin que los habitantes la vean y se queda a vivir hasta que se dan cuenta y con una fuerte convicción la echan.

Pero casi siempre amenaza con volver…

Le gusta esconderse entre el reloj, le llama la atención su melodioso tik tak, pero parece omnipresente, porque corre a esconderse entre sábanas, tareas y responsabilidades, entre los días de la semana, a veces hasta en los fines de semana y festeja cuando suena el despertador…

Se apodera de quienes no saben lo que quieren, de quienes no quieren saberlo y de quienes se olvidan de ello.

Rutina puede estar dentro de ti, de tu casa o tu trabajo… Sería bueno que la buscaras para poder echarla antes de que haga tremendo desastre de tu vida.

Kenny Pindea.

Anuncios

Día para mí…

descansando

¿Qué tal un día para ti?
Un día como hoy, del que estoy disfrutando enormemente…

Con la rutina diara, las obligaciones, compromisos y responsabilidades de todos y cada uno de los días, es complicado tomar uno sólo para dedicárnoslo a nosotr@s mismos, disfrutar del descanso, hacer lo que más se nos antoja sin necesidad de ir lejos como a la playa, a la cabaña o a unas vacaciones fuera de casa; Tu casa, tu recámara, tu cama incluso pueden ser los mejores sitios para relajarte y recobrar fuerza para nuestra vida cotidiana.

Dormir hasta tarde sin presiones, preocupaciones o prisas, hasta que el cuerpo pida levantarse y eso, sólo para tomar una baño rico, sentirte fresca y volver a la cama a ver una película que tenías tantas ganas de ver o un programa que te agrade, leer, escribir, consentirte… Pedir comida a domicilio, algo que se te antoje o bien, como es mi caso, dejar que nuestra pareja nos consienta a la hora de la comida trayendo algo delicioso a casa, para comer juntos y después regresar él a su trabajo para volver a quedarte contigo mism@… Pensar, reflexionar, tomártelo con calma para dejar volar tu imaginación…

Puede parecer complicado, ya que la mayoría de gente cuenta con un trabajo al cual asistir, tareas con las cuales cumplir, familia a la que se está acostumbrad@ a atender, escuela, negocio, qué sé yo. Sin embargo, podemos planear un día de estos, nos lo merecemos por tantas actividades que realizamos en beneficio de los que nos rodean y claro de nosotros mismos, pero siempre se necesita un espacio para respirar, para recargar pilas y poder seguir brindando nuestro mejor esfuerzo con amor y dedicación. Recordemos que nadie puede dar lo que no tiene y también recordemos que no hay que esperar que los demás nos valoren, nos agradezcan, nos mimen, nos consientan, sin hacerlo para con nosotros mismos. Es más, si te gustaría que alguien te diera un masaje, empieza por dártelo a ti mism@, si te gustaría que alguien tuviera detalles y atenciones para contigo, hazlo primero de ti para ti y aquello que deseas seguro vendrá porque entonces no se producirá por cubrir una carencia sino por compartir amor y placer.

¡Que disfrutes tu día… te lo mereces!