Decisión correcta

volado
Nos aferramos a tomar “la mejor decisión”, “la decisión correcta” y… ¿quién puede saber cuál es la decisión perfecta?

Dejamos al asar elecciones importantes…

Creamos frustración al rededor de una decisión por el miedo a equivocarnos. ¿A caso no, cuando tiramos un volado, sabemos lo que queremos? ese instante en que la moneda gira en el aire, dentro de nosotros está el deseo de que caiga en una cara específica y ahí está nuestro deseo que minimizamos, negamos o rechazamos por una u otra razón.

¿Dejamos a la suerte nuestra felicidad, nuestra intensión o voluntad o peor aún, dejamos que alguien más nos indique el camino muy a pesar de nuestro verdadero deseo?

Si no sabes si negro o blanco tira la moneda, pero no para que la moneda decida por ti, sino para que te percibas en el momento del tiro y te escuches a ti mismo, para que le prestes atención a esa voz interna que ya sabe qué quiere.

No siempre podemos hacer lo que queremos, es cierto, pero también es cierto que no siempre tenemos que hacer eso que no queremos. La vida no es en blanco y negro, la Vida no es sólo extremos, la Vida tiene un catálogo de posibilidades para cada uno de nosotros y existe más de un camino.

Probablemente las circunstancias no se adecuen a lo que nosotros idealizamos, pero si existe la ancha probabilidad de elegir lo que más se le parezca, abandonar la necedad de no querer nada si no es como yo lo imagino. Existe la probabilidad de negociar con nosotros mismos sin sernos desleales.

Dale voz a tu deseo y finalmente puedes elegir qué hacer con él.

Kenny Pineda.

Caer y salir del hoyo

salir del hoyo

Caer no implica ningún esfuerzo… Te resbalaste, estabas distraído, tropezaste, no conocías el terreno, te aventaste. Cualquiera que haya sido el caso, seguro no tuviste que esforzarte para bajar hasta ahí.

Subir y salir entonces, seguro que sí implicará esfuerzo, energía, ingenio, creatividad, destreza, fortaleza. Pero sobretodo, requerirá disposición, voluntad, convicción.

Seguro que todos esos instrumentos los has ya sacado antes de tu caja personal de herramientas , seguro que alguna vez has tenido que utilizarlos y los conoces…

Entonces…
¿A qué le temes ahora?
¿A seguir cavando y complicar la salida?
¿Eso tiene solución?

Evita seguir cavando, canaliza la energía que usas en quejarte y lamentarte por una situación, pudiendo emplearla en desempolvar tus herramientas personales y ponerte en acción. Las lágrimas en exceso pueden formar el pantano en el que te ahogues, esa puede ser tu tumba o tu más grande travesía que contar, tu testimonio de lucha, tu orgullo, la experiencia que afile tus herramientas, la victoria en tu alma.

Crea una estrategia, crear es poner en acción. Ponerte en acción es estar en movimiento, y cuando estás en movimiento no tienes porque temer que todo siga igual…
Haz cosas distintas para tener resultados distintos a los que has obtenido hasta ahora.

Salir del hoyo en que caíste no solo es posible, sino es lo mejor que puedes hacer después de haber caído. Si lo analizas, salir no es una opción, salir es la única solución… ¿Qué puedes perder?

Los logros se nutren de fe, confianza, valentía, coraje, esfuerzo, motivación, constancia, persistencia… Quizá hayas perdido mucho en el camino que te llevó hasta ese agujero, pero te aseguro que esas son herramientas que nunca se pierden, sólo es que uno se olvida que las tiene dentro de sí mismo. Así es pues, que no lo has perdido todo, aún tienes mucho!

Kenny Pineda.

Los obstáculos

obstaculos

Los obstáculos a nuestro paso son solo pruebas. No son límites, son medios para decidir seguir con firmeza y seguridad.

¡Agradéceles!


Kenny Pineda.

El Jardín de mi Vida

jardín de la Vida

Contemplando el jardín reflexionaba en que la Vida es como un gran campo de tierra fértil, donde lo que plantes será lo que obtengas…

La semilla que te propongas plantar y hacer crecer con amor, dedicación y constancia será la que te haga ver lo que en un principio era sólo una intención.

Un propósito es una semilla que si cuidas, riegas y abonas constantemente resultará en la flor o el fruto deseado.

Debemos sembrar lo que queremos y no lo que no queremos. Si plantamos una semilla de determinado fruto no podemos esperar obtener uno distinto.

El trabajo frecuente en el campo es el que hará que nuestro fruto llegue hasta nuestras manos y lo podamos compartir y disfrutar, no hay más.

Todos estamos plantando semillas en nuestro campo a cada instante y todas nuestras acciones son abono o veneno para ellas.

No nos preguntemos por qué no obtenemos lo que deseamos si la respuesta es obvia.

Hagamos crecer lo que queremos que crezca y saquemos de raíz la mala hierba. Plantemos lo mejor y hagamos un jardín de nuestro campo de tierra fértil.

Seamos responsables de las semillas que plantamos y los cuidados que requieren, en vez de culpar a la tierra por no darnos lo que queremos sin hacer nuestra parte.

Kenny Pineda.

Cocinando Sueños…

cocinando sueños 2

Si eres alguien a quien le guste la práctica interna, seguro eres reflexiv@, y la reflexión puede hallarse hasta en los hechos más pequeños y aparentemente insignificantes.

Soñé hace algunos días un platillo nunca antes visto ni probado, y lo llevé a cabo, es decir, sin saber cómo lo haría, sólo usando la imaginación… con un punto de partida y un objetivo.

Punto de partida: Un Sueño.
Objetivo: Hacerlo Realidad.


Utilicé ingredientes que me parecían imprescindibles; Voluntad, disposición, y actitud…
Sentido común, lógica, pensamiento, pero kilos y kilos de entusiasmo… y después de ello, ahí estaba: El platillo tal como lo soñé.

Podrá parecer un simple sueño, o un hecho sencillo y sin gracia, pero para mí, que suelo llevar todo a la reflexión, a ese punto donde se une mi mente y espíritu, me lleva o me trae hacia un gran mensaje… “LA VIDA ESTÁ LLENA DE SUEÑOS QUE SE PUEDEN REALIZAR”

Que todo se parece a ello… Receta, ingredientes, sueños, realidades. Que el Universo conspira a nuestro favor cuando queremos lograr algo.

La decisión no puede faltar. Estaba decidida a hacer realidad ese sueño, ese platillo, y no sólo lo hice, sino que lo disfrute enormemente. ¿Entiendes la relación?

Y tú… ¿Que sueño estás cocinando?

Voluntad

voluntad

La Voluntad, ni se vende ni se compra…
no se presta, ni se regala.
No hay transfusión de voluntad, no existe,
porque la voluntad es sólo de quien la práctica.

La voluntad sólo es vista por aquellos que deciden usarla
como herramienta, quizá gradual y dulcemente…
Está situada en la mente y al ser reconocida
y utilizada como acción,
crea un hábito, un buen hábito
que construye el carácter y forma el destino.

La gente cambia…

la gente cambia
“La gente no cambia cuando quieres que cambie, la gente cambia cuando quiere, cuando está está lista para cambiar”

Anteriores Entradas antiguas