¿Por qué no logro mis objetivos?

autosabotearse

Creo, de forma muy personal, que el origen de no tener materializados muchos de nuestros objetivos está en no sentirnos en el fondo merecedores de lo que pedimos, queremos o deseamos y que, aunque los pensamientos, las peticiones de palabra, y el trabajo constante indiquen firmeza en ello, emanamos una vibración densa por profundos pensamientos y sentimientos de no merecer lo que queremos obtener o lograr.

O también puede deberse a que no estamos dispuestos a pagar el costo que nuestros sueños, planes, deseos requieren. Todo en esta vida tiene un costo,  y no me refiero a un costo monetario precisamente, aunque en muchos de los casos, cuando nuestros deseo son materiales implican un precio (económico). Algunos ejemplos sencillos pueden ser los siguientes:

-Quiero un viaje, sé que para ello requiero ahorrar un tiempo, sin embargo despilfarro el dinero o no soy organizado(a) con mis gastos para poder así ahorrar y conseguir ese viaje que YO deseo.

-Deseo hacer una carrera, pero no estoy dispuesta a invertir dinero pagando mis colegiaturas o materiales necesarios, ni dedicando tiempo a ello.

-Deseo una relación de pareja armoniosa, pero yo no actúo en congruencia con ello, mi carácter es complicado, discuto por todo, no manejo una comunicación asertiva, y no reconozco ni pido ayuda a un profesional para que me oriente.

-Quiero tener un cuerpo escultural, o bajar de peso o talla, sin embargo, no cuido mi alimentación ni hago ejercicio.

-Quiero un empleo o uno mejor, pero no salgo a buscarlo o no me preparo para obtenerlo.

En fin, muchas veces no pagamos el costo de lo que decimos querer y algunas de esas veces es por no creernos en el fondo merecedores de ello. Así que estas dos causas pueden ir de la mano o sólo con una de ellas puedes auto-sabotearte. 

Nos serviría para empezar, hacer consciencia, preguntarnos y respondernos honestamente:

¿Qué es lo que quiero?

¿Creo merecerlo?

¿Qué estoy haciendo para lograrlo?

¿Puedo y quiero pagar el costo por alcanzar mi objetivos?

¿Qué compromiso quiero hacer conmigo mismo y ahora mismo?

Deseo que tengas una grata reflexión, que que encuentres claramente tus respuestas y que tus planes sean materializados para tu mayor bien.

Kenny Pineda

 

Anuncios

Resultados extraordinarios

Man jump

¡Si quieres resultados extraordinarios, haz esfuerzos extraordinarios!

Bonito tu día!
Kenny Pineda.

Se te va el avión

Se te va el avión

Que se te vaya el avión, pero no pierdas de vista el destino…

Si una estrategia no te va o no te lleva, toma otra antes de cambiar el objetivo. Si tienes un sueño busca en las diversas formas una que te lleve a convertirlo en una realidad, pero no te des por vencido.
Recuerda que para un sitio pueden existir múltiples caminos, no te aferres a uno sólo, no te obsesiones con un solo método, no te cases con una sola creencia.

Cada uno elige su manera… Lo que le funciona a uno no tiene necesariamente que funcionarles a todos.
Si no hay camino, hazlo. Insiste, persiste!

Que no se quede en sueño, porque los sueños abandonados saben a frustración, a arrepentimiento. Moldea tus deseos, porque son tuyos. Si lo haces bajo las instrucciones precisas de alguien más, será el sueño o deseo de ese alguien, pero no el tuyo.

Defiende tus ideales con quehaceres propios. Traza tu mapa, elige el vehículo y ve hacia esa dirección, si no es lo que querías entonces puedes cambiar el rumbo, pero no desistas bajo una suposición vana.

Difícilmente sabrás lo que ese lugar tiene para ti sin antes estar ahí.

¡Buen camino, disfrútalo!

Kenny Pineda.

Momentos de dolor

túnel


Si esos sueños no son en realidad míos, pueden arrebatármelos.

Si hubo un sueño compartido, siempre me quedaré con mi parte para regenerarlo, para acrecentarlo, para moldearlo, re-inventarlo o reconstruirlo…

Nadie ni nada me quita “todo”, esto simplemente es el fatalismo con el cual busco justificar mi decisión de permanecer inmóvil, pero no la verdad.

La verdad es que Soy, Hago y Tengo, mucho más de lo que veo, mucho más de lo que quiero ver en momentos de dolor.

El dolor no es un mal que deba ser sepultado, más bien, transformado de forma gradual, sin huir de él ni retarlo.

Yo tengo la oportunidad de elegir, si el dolor es mi ataúd o el túnel que me lleve de donde estoy a donde quiero estar.


Kenny Pineda.

Cocinando Sueños…

cocinando sueños 2

Si eres alguien a quien le guste la práctica interna, seguro eres reflexiv@, y la reflexión puede hallarse hasta en los hechos más pequeños y aparentemente insignificantes.

Soñé hace algunos días un platillo nunca antes visto ni probado, y lo llevé a cabo, es decir, sin saber cómo lo haría, sólo usando la imaginación… con un punto de partida y un objetivo.

Punto de partida: Un Sueño.
Objetivo: Hacerlo Realidad.


Utilicé ingredientes que me parecían imprescindibles; Voluntad, disposición, y actitud…
Sentido común, lógica, pensamiento, pero kilos y kilos de entusiasmo… y después de ello, ahí estaba: El platillo tal como lo soñé.

Podrá parecer un simple sueño, o un hecho sencillo y sin gracia, pero para mí, que suelo llevar todo a la reflexión, a ese punto donde se une mi mente y espíritu, me lleva o me trae hacia un gran mensaje… “LA VIDA ESTÁ LLENA DE SUEÑOS QUE SE PUEDEN REALIZAR”

Que todo se parece a ello… Receta, ingredientes, sueños, realidades. Que el Universo conspira a nuestro favor cuando queremos lograr algo.

La decisión no puede faltar. Estaba decidida a hacer realidad ese sueño, ese platillo, y no sólo lo hice, sino que lo disfrute enormemente. ¿Entiendes la relación?

Y tú… ¿Que sueño estás cocinando?

Renunciar…

renuncio

Y hoy… ¿A qué estás dispuesto a renunciar? ¿A tus sueños o a tus miedos?

La caja de tus sueños…

nuestros deseos

“Saca la cajita de tus sueños para hacerlos realidad… Es posible”